Las finanzas descentralizadas (DeFi) han surgido como un rival de la economía financiera tradicional; este naciente nicho de criptomonedas debutó con fuerza en el verano de 2020 tras el lanzamiento de tokens de gobernanza e incentivos para la agricultura de rendimiento. Dos años después, un total de 4,8 millones de carteras únicas han interactuado con DeFi, según según Dune Analytics. Mientras tanto, el valor total bloqueado (TVL) en varios protocolos DeFi se sitúa en 76.000 millones de dólares.

Si se observan estos parámetros, es bastante obvio que DeFi ha funcionado bastante bien durante su corto periodo de existencia. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la liquidez en la cadena; en su estado actual, el mercado de DeFi está muy fragmentado. ¿Qué significa esto? La mayoría de los protocolos DeFi operan dentro de un entorno Blockchain limitado, lo que dificulta la transferencia de liquidez de un ecosistema a otro.

Además, la fragmentación de la liquidez en DeFi ha sido una de las principales causas del deslizamiento de los precios. La mayoría de las veces, los nativos de DeFi tienen que tener en cuenta la probabilidad de que el precio de un token concreto cambie antes de que se ejecute su orden. Aunque pueda parecer un pequeño inconveniente, los deslizamientos de precios han dado lugar a mayores costes de transacción en el pasado, dado que un operador tiene que iniciar la transacción de nuevo si el precio se desvía significativamente.

Entonces, ¿qué está haciendo la comunidad DeFi para resolver la fragmentación de la liquidez? Uno de los principales enfoques para construir un paraguas único para el ecosistema DeFi ha sido la introducción de infraestructuras de cadena cruzada. Idealmente, esta criptoarquitectura permite la interoperabilidad entre dos o más redes de Blockchain.

Conectando el ecosistema DeFi

Las soluciones entre cadenas se han hecho necesarias dadas las crecientes necesidades del mercado DeFi. En 2020, la mayoría de los proyectos DeFi se alojaban en Ethereum, por lo que los usuarios no tenían que cambiar de cadena para acceder a las oportunidades de cultivo o de estacionamiento. Pues bien, ese ya no es el caso; ahora tenemos múltiples Blockchains de Capa 1 y Capa 2, con empresas como Solana, Avalanche y Polygon que desafían la cuota de mercado de Ethereum.

Por suerte, las cosas se mueven siempre a la velocidad de la luz en el espacio de la innovación DeFi. En los últimos meses, las partes interesadas se han obsesionado con las soluciones de cadena cruzada, lo que está justificado dada la diversidad de los protocolos DeFi actuales. Como usuario, una de las principales áreas de preocupación debería ser si se puede transferir sin problemas el valor o la utilidad de un contrato inteligente Blockchain a otro.

Para ello, contamos con un par de infraestructuras de cadena cruzada que ya se han puesto en marcha, entre ellas Polkadot , Wanchain y la red Cosmos Blockchain. Aunque estos ecosistemas aprovechan diferentes arquitecturas básicas, el objetivo final es prácticamente el mismo: permitir a los nativos de DeFi interactuar con múltiples redes de Blockchain.

«El debate sobre qué ecosistema de Blockchain con contratos inteligentes prevalecerá en 2021 ha terminado lentamente. La opinión predominante es que viviremos en un mundo multicadena en el que múltiples Blockchains podrán transferir información y valor entre sí», señaló una predicción reciente artículo por Forbes.

Además de las redes Blockchain interconectadas, pronto será posible para los criptocomerciantes intercambiar tokens DeFi en protocolos de liquidez DEX Agnostic como Primex . Esta plataforma de negociación con márgenes cruzados no se limita a un DEX específico; a diferencia de los DEX pioneros, Primex permitirá a los operadores de DeFi abrir y cerrar posiciones con márgenes apalancados en diferentes DEX sin salir de la plataforma. Un gran alivio para los operadores de DeFi que prefieren asumir posiciones de alto riesgo.

A juzgar por el ritmo de innovación de las infraestructuras de cadenas cruzadas, estamos más cerca de tener un mercado DeFi unificado. Este avance resolverá los problemas de liquidez subyacentes y aumentará la propuesta de valor de DeFi como potencial competidor del modelo de mercados financieros centralizados.

Lo que comenzó como un experimento para las economías incentivadas es probable que se convierta en la próxima era de las finanzas; después de todo, las actuales tensiones geopolíticas y sociales apuntan a la posibilidad de una economía descentralizada (gobernada por el pueblo).

Conclusión

El ascenso de la DeFi ha sido indiscutiblemente meteórico; su gran parecido con la economía financiera tradicional la ha convertido en uno de los temas más discutidos dentro de todo el espacio tecnológico. Sin embargo, este artículo destaca que los problemas de liquidez amenazan significativamente la longevidad de la DeFi. Ya es hora de que los innovadores del sector se unan para ofrecer soluciones tangibles de interoperabilidad que permitan a los usuarios tener una mejor experiencia.