Nuestro sentido de la identidad es una parte fundamental de lo que somos, que da forma a todo, desde nuestros pensamientos y emociones hasta nuestras acciones y relaciones. La identidad nos permite interactuar con los demás y generar confianza con otras personas y tomar decisiones informadas.

La identidad digital, en particular, es un concepto en rápida evolución con implicaciones de gran alcance. En su forma más simple, la identidad digital es el equivalente en línea de nuestra identidad física. Abarca todo, desde nuestro nombre y número de la Seguridad Social hasta nuestros datos biométricos y nuestra actividad en línea. A medida que nos desenvolvemos cada vez más en la red, nuestra identidad digital adquiere mayor importancia, influyendo en todo, desde nuestras transacciones financieras hasta nuestras interacciones sociales.

Desafíos en los modelos de identidad centralizados y federados

Con el aumento de la conectividad surge la necesidad de una verificación y gestión eficaces de la identidad. En el mundo actual, existen dos modelos principales de identidad, a saber, los modelos de identidad federada y centralizada.

Con el modelo centralizado, los proveedores de servicios, las aplicaciones y otras plataformas emiten identificadores únicos para cada usuario. Esto supone un gran riesgo para la seguridad, ya que cuando los piratas informáticos acceden a esta base de datos, pueden robar nuestra información personal y potencialmente incluso asumir nuestras identidades. Con tantas identidades personales e información privada almacenada en bases de datos en línea, aumentan las posibilidades de que se produzcan hackeos y violaciones que podrían filtrar información personal.

Además, los usuarios con varios inicios de sesión son más propensos a reutilizar la misma contraseña o a hacerla fácil de recordar, por lo que los hackers pueden tener más éxito en el robo de información personal. Uno de los principales problemas es que los usuarios deben recordar múltiples credenciales de acceso para diferentes plataformas. Esto puede ser engorroso y provocar riesgos de seguridad si las contraseñas no se gestionan adecuadamente.

El modelo de identidad federada es mejor porque permite a los individuos crear su propia identidad digital y al mismo tiempo poder compartirla con otras organizaciones. Por ejemplo, plataformas como Google y Facebook permiten a los usuarios iniciar sesión en sitios externos con la información de su cuenta existente. Escenarios como este hacen que sitios como Google y Facebook actúen como servicios intermediarios entre los usuarios y las plataformas de terceros.

Sin embargo, este modelo no está exento de desafíos. Otro reto de estos dos modelos es que se basan en la confianza, es decir, tenemos que confiar en que la organización que gestiona nuestros datos de identidad los mantendrá seguros. Con la reciente oleada de casos de alto perfil violaciones de datos Sin embargo, esta confianza se ha roto, y muchas personas son ahora reacias a compartir su información personal con organizaciones centralizadas.

La importancia de la identidad descentralizada

En los últimos años, hemos visto una serie de nuevas tecnologías que cambiarán fundamentalmente la forma en que pensamos y gestionamos la identidad digital. Una de estas tecnologías son los sistemas de libros de contabilidad descentralizados, como el blockchain, a menudo denominados bases de datos distribuidas. Estos sistemas proporcionan un poderoso medio para almacenar y gestionar datos de forma segura y transparente.

Y lo que es más importante, blockchain nos permite crear sistemas de identidad digital descentralizados y controlados por los propios individuos mediante NFTs (tokens no fungibles). Esto significa que ya no tendremos que depender de organizaciones centralizadas para gestionar nuestras identidades. En su lugar, podemos utilizar una tecnología altamente segura como las NFTs de blockchain y las credenciales verificables, que aprovechan el poder de las cadenas de bloques para almacenar datos o redirigirlos fuera de la cadena.

Impactos socioeconómicos de la identidad descentralizada

Es probable que la aparición de sistemas de identidad digital descentralizados afecte profundamente a todos los aspectos de nuestra vida. Como cada vez más de nuestras vidas requieren la verificación de identidades, nos sentiremos más en control de nuestra información personal, pero también nos beneficiaremos de una mayor seguridad.

Según experts También podría conducir a una mayor inclusión y eficiencia financiera y a un aumento de la confianza entre individuos y organizaciones. Además, los sistemas de identidad descentralizados tienen el potencial de reducir las tasas de fraude en una serie de sectores como la sanidad y la banca, lo que se traduciría en un importante ahorro de costes para las empresas.

En última instancia, las ventajas y el impacto de las identidades descentralizadas aumentan a medida que más empresas y particulares las utilizan. Por ejemplo, un gobierno puede emitir credenciales digitales verificables (DVC) que pueden ser utilizadas por sus ciudadanos en una variedad de interacciones, desde la declaración de impuestos hasta el acceso a los servicios sanitarios. En el sector privado, las empresas pueden utilizar sistemas de identidad descentralizados para verificar la identidad de sus empleados y clientes.

Con las conversaciones sobre el metaverso ganando velocidad, es probable que las innovaciones que facilitan la transferencia de identidad de una aplicación a otra, como la identidad digital descentralizada, sean cada vez más importantes.

Gamium (una plataforma de metaverso social descentralizado) es un buen ejemplo de un proyecto que ya busca desarrollar un sistema de identidad descentralizado en línea. Hace poco, Gamium cerró una venta privada de tokens por valor de 2,25 millones de dólares con el objetivo de convertir la plataforma en el centro del metaverso.

Como empresa de tecnología Web3, Gamium crea una plataforma en la que los usuarios pueden construir y desarrollar su identidad digital y utilizarla en aplicaciones Web3 y metaversas.

The Future of Digital Identity

A medida que nos adentramos en esta nueva era de transformación digital, está claro que la identidad descentralizada desempeñará un papel esencial en la forma en que interactuamos con los demás y con el mundo que nos rodea.

La tendencia hacia la identidad digital descentralizada ya está en marcha, y varias iniciativas y proyectos están trabajando para desarrollar aún más esta tecnología.

Tanto en la Administración como en el sector privado, los proyectos que aprovechan la tecnología de identidad descentralizada avanzan con participantes dignos de mención como el Digital ID de Ontario y el Unión Europea .

Hasta ahora, sólo hemos arañado la superficie de lo que es posible con la identidad digital descentralizada. En los próximos años, podemos esperar que esta tecnología siga evolucionando y se convierta en una parte integral de nuestras vidas.