El billete verde se ha movido agresivamente en el mercado, acercándose a su nivel más alto desde 2002. Las tasas atenuantes del IPC de abril le dieron el empuje que tanto necesitaba. Con las cifras favorables de los informes, la Reserva Federal decide cambios de política agresivos para mantener el impulso.

Mientras que el mercado parece mantenerse estable en su mayor parte, el dólar estadounidense lidera el grupo con una agresividad fenomenal. La divisa se mantiene firme a pesar de los informes de los meses y está dispuesta a batir nuevos récords. Según los últimos informes, el índice del dólar se ha disparado, superando la cota que marcó durante su trayectoria en 2002.

Sin embargo, el jueves, el billete verde sufrió un pequeño tropiezo que lo situó un 0,1% por detrás del gráfico. El índice sigue estando a unos 30 puntos básicos de llegar a los 104,19 que registró hace un par de décadas. Los operadores expertos en algunos de los mejores plataformas de negociación de divisas en 2022 creen que la moneda tiene todas las posibilidades de alcanzar el nivel dentro de la semana.

Su convicción tiene que ver con las cifras de los informes del IPC de abril. El IPC anual alcanzó el 8,3% en abril, más que el 8,1% previsto por los expertos. El lado positivo es que la cifra se ha vuelto menos amenazadora desde el 8,5% de marzo.

A pesar del aumento histórico de la tasa de inflación, los federales creen que es poco probable que afecte a las políticas monetarias actuales. Los federales tienen al mercado totalmente predispuesto a que la tasa de política suba al 0,50% para las próximas dos reuniones programadas para el 15 y el 27 de junio.

En opinión de Rodrigo Catril, estratega principal de divisas del Banco Nacional de Australia, el aumento de las tasas de inflación empujará aún más a los federales a endurecer sus políticas. Además, afirmó que existe una gran posibilidad de que se produzca un aumento de 75 puntos básicos, ya que el índice del IPC de mayo llegará sólo cinco días antes de la reunión de junio.

Por otra parte, el euro también fue testigo de la estabilidad después de un prolongado sentimiento bajista en los últimos meses. La subida del 0,14% ayudó a la divisa a alejarse del mínimo de cinco años de 1,04695 dólares. Mientras la divisa empieza a cobrar impulso, el Banco Central Europeo confirmó sus planes de subir los tipos de interés oficiales en julio, y el BCE no ha aumentado los tipos desde hace más de una década.

El yen japonés se recupera de un mínimo de dos décadas, mientras el rendimiento del Tesoro baja de un máximo de varios años. La libra esterlina parece perder su vigor, ya que los titulares volvieron a sacar a relucir el tema del Brexit.

La positividad encontrada en el mercado de divisas no llegó al mercado de criptodivisas. El rey de las criptomonedas perdió mucho terreno y luchó por los 30.000 dólares a lo largo de la semana. Al no poder mantenerse, el BTC cotiza actualmente a 26.675 dólares, perdiendo alrededor de un 8% en un solo día.